Estas  terapias las usamos para dolor y degeneración de tejidos bandos como cartílagos, ligamentos, tendones, discos y en trauma por lesiones deportivas, caídas o accidentes.

OZONOTERAPIA: Todas  las terapias oxidativas como el peróxido, ozonoterapia se basan en las investigaciones realizadas por el DR. Otto Warburg quien descubrió que el cáncer y otras enfermedades crónico degenerativas comparten una característica común: sus células anormales pierden la habilidad de producir ATP (energía) por medios aeróbicos (usando oxigeno). El ozono lo inyectamos en músculos, articulaciones, discos, tendones o músculos para mejorar la oxigenación y energía de las células y así mejorar la circulación, disminuir la inflamación y el dolor.

PROLOZONE: Otra terapia muy útil para el dolor diseñada por el Dr. Frank Shallenberger. Muy útil y efectiva para tratar dolor agudo o crónico en muchas partes del cuerpo. La usamos inyectando vitaminas y gas ozono en áreas dolorosas o degenerativas a donde ayuda a las células aun viables a recuperarse, producir energía y aliviar dolor, inflamación y  tensión. Al repetirla el suficiente número de veces  ayuda a aliviar lesiones deportivas, áreas doloridas o artríticas como pies, tobillos, rodillas, caderas, hombros, codos, nucas tensas y doloridas, dolor muscular, del crecimiento, dolor por acción repetitiva, ciática, dolor pélvico y menstrual.

PROLOSO: Esta técnica tiene aplicaciones similares al ozono inyectado y al prolozono usando sulfóxido di metilo en diferentes diluciones. Muy útil en dolor causando por inflamación extrema.