Como su nombre indica estas terapias requieren que el paciente  tenga venas anchas y accesibles. Tiene  aplicaciones muy diversas. Para nombrar algunas tenemos nutrición IV, suero de altas dosis de vitamina C, sulfóxido de-metilo intravenoso, peróxido IV, terapia de ozono IV, Quelacion (Chelation), terapia chezono (ozono y quelación), glutationa IV, detoxication IV, hydratamiento, rejuvenecimiento celular, reforzamiento y reparación immunologica y muchos mas.

Sus usos son:

TERAPIA DE LUZ ULTRAVIOLETA Terapia de luz ultravioleta es una terapia donde una pequeña cantidad de su sangre se expone a la luz ultravioleta, y después se regresa a su cuerpo. Se ha demostrado que esta terapia ayuda en casos de infecciones e inflamaciones agudas y crónicas, desordenes cardiovasculares y la neutralización de toxinas orgánicas o químicas en la sangre.

NUTRICIÓN IV: personas debilitadas, anémicas o convalecientes, post-parto, post- cirugía de bypass gástrico.

TRATAMIENTO DE ALTA DOSIS DE VITAMINA C: esta basado en los descubrimientos científicos del premio nobel Dr. Linus Pauling sobre las propiedades antioxidantes e immuno estimulantes del acido ascórbico. Para infecciones agudas especialmente gripas, influenza (flu) y como refuerzo inmunológico en personas con cáncer y como parte de una estrategia completa que incluye otras medicinas y terapias para el control de esta enfermedad.

SULFÓXIDO DI-METILO: en desordenes caracterizados por mucha inflamación y dolor como las artritis o dolor traumático, por si mismo o en combinación con otras medicinas.

PERÓXIDO: REFUERZO inmunitario en infecciones agudas o crónicas, cáncer, enfisema o en infecciones resistentes a antibióticos.

OZONOTERAPIA: esta terapia se hace con la sangre del paciente. Produce muchos efectos benéficos en el cuerpo simultáneamente. Es un gas sanador y detoxicante, regulador del sistema inmunitario, oxigenador de células, tejidos, estimulador de  nuestro sistema enzimático antioxidante. También hace más flexibles nuestras células rojas mejorando la circulación para disminuir la congestión e inflamación; aumenta nuestra producción  de energía dentro de nuestras células lo cual las ayuda a rejuvenecerse y reparar aquellas células que aun están reparables,  produciendo un efecto sanador e incremento en energía y bienestar. Debido a todos estos efectos benéficos la ozonoterapia es una parte muy importante en el tratamiento de la mayoría de enfermedades crónicas como desordenes auto-inmunes tales como artritis reumatoide, lupus, y  esclerosis múltiple; también en fatiga adrenal o por anemia, infecciones crónicas como Lyme, bronquitis, herpes genital o zoster, hepatitis, deficiencia inmunitaria, desórdenes cardiacos y de circulación, diabetes, degeneración macular. La ozonoterapia tiene una historia muy segura con muy pocos efectos secundarios. El proceso dura aproximadamente una hora y comprende drenar de 100 a 250 cc de sangre venosa a una bolsa estéril. Luego la sangre se mezcla con el gas y se regresa por la misma vena al cuerpo.

TERAPIA QUELACION: Esta es también una terapia muy útil. Usa un aminoácido para quelar  o arrancar toxinas, metales pesados y placa calcárea acumulada del cuerpo a través de los órganos de eliminación. Por estas razones, las usamos para tratar arterias obstruidas, como detoxicador de metales  pesados en personas con enfermedades crónicas o autoinmunes, en fumadores, tomadores, o personas con exposición actual o previa a toxinas y venenos químicos, hipertensión, angina, enfermedad coronaria cardíaca, personas quienes ya han tenido ataque cardiaco o embolia o como preventivo para estrés.

OZONO POR SANGRE Y QUELACION: Esta terapia fue combinada por el Dr. Frank Shallenberger y usa la sincronía que existe entre la terapia de ozono y la quelación. Cuando se hace una y enseguida la otra, sus efectos combinados son mejores que cuando se usa cada cual por separado en desordenes crónicos, cardiovasculares o en los cuales existen altas cantidades de toxicidad.  La toxicidad acumulada debilita o desbalancea nuestras defensas abriendo asi la puerta para infecciones, cáncer o enfermedades auto-inmunes o degenerativas.

GLUTATIONA IV: Esta terapia usa el mejor antioxidante natural produjo por el cuerpo en el hígado y otros órganos en combinación con otras medicinas orales (por la boca). Es útil en enfermedades del hígado y en desordenes crónico degenerativos del sistema nervioso como Parkinson y Alzheimer  porque ayuda a proteger el cerebro del daño de los radicales libres. En nebulizador es  útil para enfisema.

DETOXICACION IV: Incluye quelación, ozono, DMPS y otros agentes que al limpiar nuestras células, tejido y órganos les dan un mejor funcionamiento lo cual nos ayuda a mantener o recobrar la salud.

HIDRATACION IV: Como su nombre implica, usando vitaminas, minerales, sueros nos ayudan en casos de deshidratación o exposición al sol o al frio por diarrea, vomito, insolación o disminución del volumen sanguíneo por hemorragias internas o externas.

REJUVENECIMIENTO IV: Se logra usando las terapias oxidativas como el ozono, peróxido, quelación y vitaminas, minerales u hormonas naturales bio- idénticas especificas para recobrar el vigor y la energía en desordenes de malnutrición, mal absorción o mal digestión o en la tercera edad.

SUERO IMMUNOREPARADOR: usa minerales y vitaminas específicos para mejorar y reparar nuestro sistema defensivo en enfermedades que atacan debido precisamente a su debilidad como cáncer e infecciones crónicas.

PEROXIDO DE HYDROGENO INTRAVENOSO H2O2: El dióxido de hidrógeno (agua oxigenada, peróxido de hidrógeno) es un liquido incoloro e inodoro y soluble en agua. La naturaleza lo produce en cantidades pequeñas en lluvia y nieve. Su actividad en sangre depende del contenido de las enzimas catalasa y peroxidasa que lo convierten en oxigeno y agua.

Los humanos tenemos estas enzimas en mucha cantidad en la sangre y dentro de las células, así que oxigena tanto sangre como células. El dióxido di hidrógeno  estimula la producción de interferon desde nuestras células asesinas naturales y monocitos de nuestro sistema defensivo. El inerferon natural nos ayuda a destruir infecciones.

Cuarenta y cinco minutos después de un intravenoso con H2O2 se aumenta la oxigencion en tejidos y células de acuerdo a investigaciones del Dr. Charles H. Farr.

Así como el ozono, el H2O2 también hace la sangre más roja y brillante y la oxigena similar a la sangre arterial También el H2O2 es un oxidante que neutraliza toxinas y placa grasa adentro en venas y arterias. Directamente también arma las células defensivas con H2O2 que estas células usan para destruir invasores bacterianos, hongos, parásitos y virus. Cuando no está disponible estas células lo fabrican a partir de agua y oxigeno. Sus efectos principales son immuno estimulante, inmuno  regulador, detoxicador, oxigenador, oxidante de placa intra- arterial.

Estos efectos nos indican sus usos principales para ayudar a nuestro sistema defensivo a destruir infecciones, a auto regularse en enfermedades auto immunes, limpiador  y detoxicador de sangre y células, anti cancerígeno porque las células cancerosas no pueden sobrevivir un ambiente rico en oxigeno. Al oxidar grasas acumuladas también nos ayuda a limpiar venas y arterias de placa acumulada. Como oxigenador también ayuda órganos enfermos que sufren asfixia celular como el corazón, cerebro, riñones, etc.

Efectos secundarios posibles del H2O2 intravenoso son la inflamación de la vena que lo recibe. Si esto ocurre se puede aliviar aplicando hielo o paquetes fríos al área y usando la vena más gruesa del brazo. Reacciones de detoxification como dolores de cabeza, de cuerpo, escalofríos, nausea, soltura de estomago también pueden ocurrir cuando los patógenos mueren por su acción y las toxinas son neutralizadas y sacadas para su eliminación a través de la orina y el recto. Estas reacciones si ocurren son pasajeras por las primeras 3 sesiones e indican que el H2O2 está surtiendo efecto. La duración y dosis del tratamiento dependen de la severidad y cronicidad (cuanto tiempo hace que empezó el problema). Pueden variar de 2 a 3 intravenosos diarios por unos días en infecciones agudas, hasta 20, 50 o 100 sesiones una, dos o tres veces por semana en enfermedades crónicas.