Esta es otra terapia para tratar dolor con la ventaja que la podemos aplicar directamente a órganos y otras áreas dolorosas. El rayo se mueve sobre el área dolorosa de 15 a 20 minutos.

El paciente  casi no experimenta sensación alguna excepto algunos reportan tibiez o calor moderado en la zona que  está siendo tratada. Esta es la terapia menos invasiva y de menor probabilidad de efectos secundarios.