4. ¿Tendré que tomar medicinas de por vida?

La frecuencia y duración del tratamiento depende del estilo de vida del paciente, nutrición, digestión, la serenidad y la cronicidad (desde cuando empezaron los problemas) de sus enfermedades.

5. ¿Qué hace que la Medicina Naturopática sea diferente a la medicina convencional?

La respuesta la encontramos en el medio ambiente interior o “terreno” (La mellieu interiour). Hace mucho tiempo en Francia existían puntos de vista opuestos acerca de la salud y la enfermedad. De un lado estaba Louis Pasteur, quien descubriera la penicilina, el cual promulgaba que la causa de las enfermedades se encontraba siempre en microbios y que por esta razón tenían que ser eliminados. Esto cementó la base de la medicina Alopática. En el otro lado, estaban Claude Bernard y Antoine Béchamp quienes enseñaban que es un medio ambiente interior debilitado el que permite que los microbios entren y comiencen el proceso de enfermedad. Este principio es el fundamento de la medicina Naturopática, al menos en el oeste, puesto que no podemos olvidar que los Chinos e Hindúes han estado practicando medicina natural y acupuntura por lo menos hace 5000 años.

Estas teorías se llegaron a conocer como la teoría de los gérmenes (Pasteur) y la teoría celular (Bernard and Béchamp). ¿Quién tiene la razón? Podemos encontrar la respuesta en las estadísticas. Sólo tenemos que ver cuáles países son los más saludables o los menos saludables en el mundo. Los sistemas de salud tanto de Europa (a excepción de Alemania) como de Estados Unidos están basados en la medicina Alopática. Alemania, China, Japón, India y Sur América, usan elementos tanto de medicina Alopática como Naturopática.

6. ¿Significa lo anterior que la medicina Alopática es inútil?

Realmente no. Tanto las drogas patentadas como las terapias Naturopáticas tienen cada una su lugar y su uso. Las drogas químicas son muy útiles en situaciones de rescate como infecciones y trauma ocasionado por accidentes. Para enfermedades crónicas, las medicinas naturales funcionan mucho mejor y son mejor toleradas por el cuerpo en tratamientos largos con menos efectos secundarios y menos posibilidades de desarrollar resistencia a las medicinas y daño a nuestro organismo.

7. ¿Así que los medicamentos farmacéuticos tienen efectos secundarios y las medicinas naturales no?

No siempre. La diferencia entre una medicina y un veneno se encuentra en la dosis que se suministra. Hemos visto los efectos secundarios de la quimioterapia como la calvicie y la pérdida de peso entre otras. La homeopatía a veces utiliza sustancias muy tóxicas pero altamente diluidas para ayudarnos a recuperar nuestra salud. Al ser utilizadas de esta forma, en dosis muy bajas, tienen efectos benéficos en nuestro cuerpo. Algunos ejemplos de substancias naturales que producen efectos secundarios dañinos son: belladonna, arsénico, cianuro, cocaína, marihuana, gas radón, entre otras.

« anterior 1 2 3 siguiente »